Salsa boloñesa de la huerta

Esta receta de salsa boloñesa no es la receta original de Italia, es una salsa boloñesa especial que solemos hacer en mi casa cuando comemos pasta.

Ingredientes

  • 1 cebolla grande
  • 2 dientes de ajo
  • 2 botes de tomame natural sin piel de 1/2 kilo
  • Media pastilla de Avecrem
  • 1 bote de tomate frito pequeño (125 ml)
  • 1 puñado de perejil FRESCO!
  • 1 puñado oregano FRESCO (del huerto de mi padre)
  • 1 bote de 300gr de aceitunas negras sin hueso
  • 4 cucharadas pequeñas de azucar
  • 3 cucharadas pequeñas de sal
  • 1/2 kilo de carne picada
  • aceite de oliva

Preparación

En una sartén grande echas un chorro generoso de aceite de oliva y pones a calentar a fuego medio. Cuando esté a temperatura frie los dientes de ajo cortados en 3 partes para que le de sabor al aceite. Despues de unos minutos retíralos por si no te gusta encontrarte con el ajo en la salsa boloñesa. Rehoga la cebolla a fuego lento en el mismo aceite durante unos 5 minutos hasta que se quede blandita.

Abre las latas con el tomate natural sin piel y ponlo a hervir a fuego medio-alto durante unos 10 o 15 minutos. Es importante que salgan burbujitas por toda la superficie de la sartén cuando se está friendo, pero el fuego no puede estar a tope, debería estar a fuego medio y un poquito más.

Cuando veas que la cosa coge color y el tomate se ha deshecho por completo, añade 4 cucharadas de cafe de azucar y 3 de sal para restarle la acidez y deshace la media pastilla de Avecrem. Pruebalo, aunque no te vas a enterar de nada porque está muy caliente y luego le podrás pegas jajajjaa (me pasa a menudo esto).

Pica las aceitunas negras en trocitos pequeños y echalo al tomate. Pica el perejil fresco y el oregano y echaselo al tomate. Para el fuego.

En otra sartén con un poco de aceite de oliva (muy poco porque la carne ya lleva grasa) calienta la carne picada y echale bastante pimienta y sal (al gusto).

Cuando ya esté bien hecha escurrele la grasa y mezclalo con el tomate. Pon a hervir de nuevo un par de minutos o tres para que vaya cogiendo el sabor. El truco: mezcla el bote de salsa de tomate frito comprado con nuestra salsa para que le de un color más rojizo y cambie la textura, así cogerá otro cuerpo.

Y ya está! Ya tenemos la salsa boloñesa casera que comemos en mi casa y que está deliciosa 🙂 Que aproveche

Déjanos tu opinión

Tu dirección de email no será publicada.