Torrija de yema mejida con manzana caramelizada

Cuando la elabores y la comas compartida no la olvidarás
Incluída en el especial: Cocina de Castilla y León

La yema mejida fue en mi infancia, cuando ser llamado tirillas era decir verdad, la aportación materna y desesperada para superar mi delgadez. (En el corral había vacas y gallinas, lo que lo hacía más fácil.) También en los reveses catarrales o gripales tomaba yema mejida para su alivio. En ambas ocasiones forzado lo ingería.

A pesar de todos sus esfuerzos sigo siendo delgado y con el tiempo he superado el síndrome de la yema mejida. Ahora, ya adulto, este consuelo lo busco preparando esta torrija.

Ingredientes:

Para las torrijas:

  • Una fabiola (barra de pan bregado o candeal)
  • 500 cc de leche

Para la yema mejida:

  • 100 grs. de azúcar
  • 5 yemas

Para rebozar:

  • 5 claras

Para freír:

  • Aceite de oliva virgen extra

Para la manzana caramelizada:

  • 2 manzanas Golden o Reineta
  • 40 g de azúcar
  • Semillas de anís o hinojo
  • Azúcar moreno para quemar

Procedimientos:

Separar las claras de las yemas. Mezclar las yemas con el azúcar. Reservar las claras en la nevera.

Hacer rebanadas de 2 cm de una fabiola asentada. Templar la leche, añadir a las yemas azucaradas y remover, y embeber las rebanadas de pan. Atemperar y enfriar en nevera.

Pasar por las claras batidas.

Y freír en abundante aceite de oliva.

Pelar y cuartear las manzanas. Espolvorear con las semillas de anís o hinojo y el azúcar. Cocer con las microondas en un recipiente adecuado durante 8 minutos. Chafar.

 

Presentación:

Sobre la torrija posar una cantidad de puré de manzana, espolvorear con azúcar y quemar con un soplete.

Nota: la torrija no lleva especias. La manzana lleva aromas anisados, los mismos que ella tiene cuando está madura. En esta última la foto está acompañada del sorbete de grosellas.

Incluída en el especial: Cocina de Castilla y León

Déjanos tu opinión

Tu dirección de email no será publicada.