Pimientos del piquillo rellenos de langostinos

Tener amigos pescadores es un lujo, y a mí siempre me surten con alguna sorpresa, pero ayer no me hizo falta, porque en el mercado había unos langostinos que daban saltos... Da igual. Vale cualquier relleno y unos buenos pimientitos.

PIMIENTOS DEL PIQUILLO RELLENOS DE LANGOSTINOS

El otro día necesitaba un par de pimientos del piquillo para decorar un plato, y en la despensa solamente había un bote enorme, pero no me importó demasiado porque, estos pimientitos tienen mucha salida, como por ejemplo, la receta que hoy os presento.

A mí siempre me gusta tener siempre en el congelador unas gambas porque también suelen ser bastante socorridas para hacer un arroz, un suquet, o comerlas sencillamente a la plancha o cocidas.

La cuestión es que, paseando por el mercado, encontré unos langostinos, que no es que estuvieran frescos, sino que estaban dando saltos, así que me compré un par de kilos, cocí unos cuantos y el resto los metí en el congelador, de seis en seis, para poder usarlos cuando me plazca.

Pero vamos a la receta, porque se me está haciendo la boca agua y  veo que me enrollo y no la cuento.

8 pimientos del piquillo (en mi caso fueron 12, que son los que quedaban en el bote)

12 langostinos (o gambas)

1 cebolla

30 cl. De leche

2 cucharadas de harina.

1 cucharada de harina de maíz.

50 grs. De queso rallado.

Aceite de oliva virgen extra

1 cucharada de aceite de girasol o de oliva muy suave.

Pimentón de La Vera picante.

Sal

 

En primer lugar dejaremos que los langostinos se descongelen de manera natural, es decir, sacándolos del congelador y poniéndolos en la nevera el día anterior. Luego los pelamos y metemos las cabezas y las peladuras en una cazuela con dos vasos de agua, y los ponemos a cocer durante unos quince minutos, reservando los cuerpos para después.

 

Pelamos la cebolla, la picamos menuda y la dejamos pochar en una sartén con un par de cucharadas de aceite de oliva virgen extra y un pellizco de sal. Cuando esté caída, bajamos el fuego, le incorporamos el pimentón y las dos cucharadas de harina, dejando que se cocine. A continuación le vamos incorporando el caldo que hemos hecho con las cabezas y peladuras colado para hacer una besamel muy ligada sin parar de remover, y cuando comience a estar dura, echamos los cuerpos de los langostinos cortados en tres o cuatro trozos.

 

Rellenamos los pimientos y los vamos poniendo en forma de estrella, en un plato.

 

Ponemos los treinta centilitros de leche a cocer en un cazo y mientras se va calentando, ponemos una cucharada de aceite suave en un vaso y la cucharada de harina de maíz y removemos hasta que se disuelva bien. Tan pronto como comience el primer hervor echamos el aceite junto con  la harina y seguimos removiendo hasta que ligue una besamel muy suave. Por último napamos bien los pimientos con esta salsa, recubrimos con una pizca de queso rallado y lo metemos en el horno en posición de grill hasta que se tueste un poquito.

 

Para la presentación, podemos hacer unos círculos de tomate frito, y a comer.