Ñoquis de castaña con su salsa de ceps y brunoise de apio

La castaña es el típico producto de otoño para muchos… pero también es un alimento que se puede seguir aprovechando en formas variadas durante el año, ya sean castañas congeladas, en conserva, en almíbar, en marron glacé,…

Ingredients para 4 personas

Para los ñoquis

300g de castañas peladas

35g de harina de castaña

2 huevos pequeños

1 poco de harina normal para enharinar el mármol de la cocina

 

Para la salsa y el servicio

600g de setas (usé unos ceps del pasado otoño)

150ml de nata líquida (yo usé la de 5% de MG)

1 escaloña (o una cebolleta)

2cc* de aceite de oliva

60g de apio (de la parte más tierna al ser posible) + 4 hojas (opcional)

Sal, pimienta

Para los ñoquis


Primero cocemos las castañas al vapor si las teníamos congeladas, unos 20 minutos en nuestro caso.

En el bol de la picadora, colocamos las castañas y picamos hasta obtener una textura como harina con algún que otro trocito.

 Añadimos los huevos y mezclamos bien hasta obtener un puré espeso más o menos liso al gusto de cada uno (dejé unos cuantos tropezones de castaña, ¡me encantó encontrarlos al comer los ñoquis!).

Añadimos la harina de castaña y mezclamos primero con una espátula.

Después lo pasamos al mármol de la cocina y acabamos de amasar con las manos.

Debemos obtener una masa muy suave y no muy firme, que no se pegue a las manos pero sin llegar a ser elástica.

Formamos una bola y la tapamos con un paño húmedo para que no se nos seque.

Enharinamos ligeramente el mármol (usé harina normal porque me dio pena usar la harina de castaña para esta etapa).

Cortamos un trozo de masa y con él vamos formado un cilindro de 1 centímetro de diámetro más o menos.

Después con un cuchillo, vamos cortando unos trocitos de 1 centímetro de largo más o menos.

Con la ayuda de los dientes de un tenedor, “marcamos” los trocitos de masa para que tengan el aspecto característico de los ñoquis.

Los vamos colocando en una fuente con papel vegetal.

Seguimos haciendo lo mismo hasta que se nos acabe la masa.

Tapamos los ñoquis con un paño húmedo si no los vamos a usar de inmediato para que no se sequen.

 

Preparar las setas

Limpiamos las setas y las cortamos en trozos.

Con 1cc* de aceite de oliva, los salteamos y los salpimentamos al gusto.

Los mantenemos al calor para que no se enfríen.

 

Preparar la salsa de ceps

Pelamos la escaloña y la cortamos en daditos pequeños.

En un cazo pequeño, calentamos 1cc* de aceite de oliva y le echamos la escaloña picadita.

Cuando empiece a tomar color, le echamos 4 cucharadas de las setas que hemos previamente salteado y mezclamos bien.

Añadimos la nata y dejamos a fuego suave unos 5 minutos.

Al cabo de este tiempo, pasamos la salsa por la batidora y la volvemos a dejar a fuego muy suave unos 5 minutos para que esté caliente al momento de servir.

 

Para servir

Pelamos el apio y le quitamos cuantos más “hilos” mejor.

Lo cortamos en brunoise, unos daditos pequeños y pasamos por agua las hojas que van a servir para decorar.

Cocemos los ñoquis. Para esto, hervimos una abundante cantidad de agua, le echamos una buena cantidad de sal y echamos los ñoquis. Contaremos 3 a 4 minutos cuando se hayan subido del fondo de la cazuela a la superficie.

Los colamos y listos para servir.

 

En los platos, repartimos las setas, después los ñoquis bien calientes, salseamos al gusto de cada uno y terminamos decorando con los daditos de apio crudo y con la hoja de apio.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de email no será publicada.