Foccacia prohibida a las hierbas provenzales con topping de cebolla caramelizada al oporto

Para pecar y disfrutar. Plato completo y único, sólo necesitamos acompañarlo de una buena ensaladita y seremos los anfitriones ideales de cualquier reunión cuando lo presentemos. Deseo que os guste.

¡Toma ya! ¿Será por título? Jajaja.
He decidido crear esta receta después de mucho darle vueltas y he de decir que estoy muy contenta con el resultado. Fuimos cuatro los degustadores y a todos nos encantó. Una de ellas era mi amiga Vicen, que siempre está dispuesta a probar cosas nuevas y a la que da gusto invitar porque siempre le parece bien todo lo que le preparo.
La focaccia ya la había preparado antes. La receta es la misma, sólo que en esta ocasión le he puesto queso grana padano y he cambiado el orégano por un buen puñado de hierbas provenzales.

Ingredientes
:

-240 ml agua

-3 cucharadas soperas (c/s) de aceite de oliva
-1 cucharada de café (c/c) de sal
-1 y 1/2 c/c de azúcar
-450 g. harina de fuerza
-1 sobre de levadura de panadería vahiné
-3 c/s de queso emmental rallado
-1/2 c/s de orégano ( a la próxima le pondré algo más)
-sal maldon
Preparación:
Añadir los ingredientes en la cubeta de la panificadora en el mismo orden en el que aparecen en la receta. El queso y las hierbas los mezclaremos con la harina.
Conectar el programa de amasado/masas subidas (el 11 en mi panificadora). Al terminar el programa estirar la masa sobre la placa del horno, en esta ocasión en porciones individuales, dándole forma ovalada y presionar toda la superficie con la punta de los dedos, dejando la marca.
Dejarla reposar 30 minutos a temperatura ambienteRociarla con aceite de oliva, espolvorearla con sal (yo he usado sal maldon) y salpicarla de agua. Volver a presionar la superficie con la punta de los dedos.Precalentar el horno a 200º y hornearla hasta que adquiera un color dorado.
 
Ingredientes para cubrir la focaccia:
-3 cebollas hermosas
-4 cucharadas de azúcar
-vino de oporto
-sal
-aceite
-sobrasada
-4 huevos
-4 lonchas de queso havarti
Preparación:
Mientras que la panificadora cumplía con su función yo me dediqué a las cebollas caramelizadas. Las pelé y corté en juliana, las puse en una sartén con un poco de aceite y sal y las tuve dorando y pochando hasta que estuvieron blanditas. Luego agregué 4 cucharadas de azúcar y, después de removerla bien, un chorro de oporto. Lo dejé reduciendo y caramelizando hasta que quedó a mi gusto. El olorcito riquísimo impregnaba la cocina y la casa entera.
Una vez terminada de amasar la focaccia y para poder presentarla mejor, repartí la masa en porciones individuales y las dejé reposar un poco antes de hornearlas.
Una vez fuera del horno, pero aún calientes, las unté con sobrasada.

Freí los huevos y los dispuse por encima.

Cubrí con una loncha de queso havarti.

El topping final fue la cebolla caramelizada al oporto.

Un golpe de horno para que se fundiera el queso.

Y emplatar.

En el corte podéis apreciar cómo salía la yema y lo impregnaba todo . Sólo de acordarme babeo de nuevo, jajaja.


Espero no haberos aburrido con tanta foto, pero me apetecía que quedara claro todo el paso a paso y, sobre todo, que os haya gustado tanto como a nosotros.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de email no será publicada.