Menu
Sopa de cachuela

Sopa de cachuela

Con ésta receta nos remontamos a los tiempos ancestrales de nuestros bisabuelos.
Leer Receta Ver Fotos


El dia de la matanza, era un día especial, se reunia toda la familia en torno al cerdo, y tan odiado día para el cerdo, se combertia en celebración para el resto de la familia.

Cada miembro de la familia tenía un cometido, los hombres eran los encargados de la matanza y el despiece del cerdo y las mujeres las encargadas de lavar las tripas en los arroyos y el posterior aliño y preparación de los chorizos.

Un grupo de fuertes hombres, subían al marrano a la mesa y el más viejo y experto era el encargado de clavarle el cuchillo en el cuello al cerdo para que el pobre muriera desangrado.

Esa sangre se encargaban las mujeres de recogerla en unas vasijas de barro y corrian con la sangre aún caliente removiendo sin parar, a preparar la sopa que a continuación les muestro, ya que si no la sangre cuajaba y tenía que tirarse.

Con el resto de la sangre, se hacían ricas morcillas de sangre, pero en aquellos tiempos no se le añadía más que la sangre, un poco de pan rallado e hierbabuena, se cocian en unos buenos calderos a fuego lento y se colgaban en los cuartos a curar.

Aunque ahora ya no se hacen matanzas, todavía se puede ir a la casquería a por la sangre, aunque viene cuajada en un taco, por lo que hay que triturarla para guisarla.

y aunque no tengamos esa lumbre baja de leña en la cocina, donde se hacía la comida al chup-chup, siempre se puede adaptar hacerlas en nuestras cocinas de hoy en dia.

Ingredientes:

  • 1/4 kg higado de cerdo
  • 100 gr de sangre
  • 1/2 cebolla
  • 1 cta de pimentón
  • 1 ajo
  • 1/2 litro de agua.
  • 1 pizca de cominos molidos
  • 1 chorrito de aceite
  • 1 pizca de sal
  • Pan asentado del día anterior

Preparación:

Pelamos y picamos el ajo y la cebolla.

Freimos el ajo con un poquito de aceite hasta que se dore, una vez dorado, añadimos la cebolla picada y la pochamos en la misma sarten.

Sofreimos el pimentón con cuidado de no quemarlo porque amargaría.

Añadimos el agua, el laurel, una pizca de cominos y lo dejamos cocer todo junto 5 min.

Picamos y los higados y los sofreimos en una sartén, añadiendo sal al gusto.

Una vez fritos los reservamos.

Picamos y trituramos con una procesadora la sangre y la freimos en el mismo aceite que hemos frito los higados.

Picamos el pan y lo reservamos en la cazuela donde vayamos a degustar la sopa.

Añadimos el caldo para calar el pan.

Ponemos unas cucharadas del higado y otras encima de la sangre.

Servimos bien caliente.

Cada comensal va mezclando los distintos ingredientes de la sopa según se va comiendo.

Recetas caseras : Sopa de cachuela

Publicado el 2013-02-24

Sopas y Purés Cocina de Castilla y León

Receta cocinada por Carmen Baños Madrid (Madrid, Spain)
Visita su página web