Patatas a la cárcel

Esta idea la he sacado de un libro que le he mangado... digo, tomado prestado :P, a mi suegra... "El gran libro de la guarnición" editado por el Círculo de Lectores... os lo presento por si os interesa de cara a la Navidad...

Y cómo ha hecho esta patata para llegar a la cárcel? Intentaré explicarlo… pero por si acaso os he puesto muchas fotos para que lo veáis más claro

Cogéis una patata del tamaño que prefiráis y según las ganas que tengáis de trabajar :P. No os asustéis porque no se tarda nada, como mucho 2 minutos por patata…

Cortamos la patata con forma de cubo. Si sale como un rectángulo no pasa nada. Si sale como un triángulo, contadme cómo lo habéis hecho :P.

En cada cara del cubo, con una puntilla (cuchillo pequeño y afilado) dibujáis con la punta un cuadrado dejando un par de milímetros con el borde

Cuando hayáis hecho esto, empezáis a vaciar la patata por las esquinas de los cuadrados que habéis dibujado. Continuáis torneando la patata, hasta que quede como en las imágenes o incluso mejor 😛

En el libro, hacían una circunferencia dentro del cubo. Yo no me he visto capaz de tanto, y además me ha hecho gracia lo de meter la patata en la cárcel.

Si tenéis tanta paciencia como para hacer la circunferencia… no me lo contéis porque me dará mucha envidia

Y ya solo queda freir las patatas en la cárcel… Yo las he cocinado como hago siempre… primero a fuego muy lento (sí, cogen más grasa, pero…), prácticamente las confito… y luego a fuego fuerte para que queden bien crujientes por fuera y blanditas por dentro…

… y a disfrutar!

Te invito a visitar las recetas que nuestros amigos cocinillas han compartido con nosotros.

Ensaladas y Entrantes