Magdalenas de yerba mate

Magdalenas suaves de yerba mate y naranja, para amenizar cualquier merienda con amigos.
¡¡Por fin me salieron las magdalenas como yo quería!! Altas, grandes, tiernas.

Les cuento qué pasó: después de mi pobre intento en una de las entradas anteriores, probé varias veces con las magdalenas y me salían chatas, o chiquitas. Entonces me cansé de probar, se me acabaron los pirotines y los moldes me parecían odiosos.
Y luego de la torta de naranja del otro día, al buscar recetas que usaran la pulpa de naranjas encontré la receta de las magdalenas de yerba mate. Y mi fastidio era generalizado: otra vea magdalenas, y yo sin ganas, sin pirotines, sin suerte….!
Al día siguiente me desperté más optimista: si quería probar tenía que improvisar, así que volví a lo básico: papel manteca reemplazando a los pirotines y moldes de aluminio descartables para los moldes fatídicos de magdalenas, a los que les echo toda la culpa.
En conclusión, cuando peor parecía todo, mejor salieron las magdalenas. Sin mayores análisis, les paso la receta, que les va a rendir como para 11 magdalenas importantes. Pueden ponerle glasé a la superficie, pero yo no lo hago porque tengo dientes sensibles y me lastima al comer.
Para las magdalenas tenemos que preparar:
Una vez fría la infusión, preparamos la masa. Para ello necesitamos:
  • 1 taza de azúcar.
  • 100 g de manteca o margarina.
  • 2 tazas de harina leudante (o 2 tazas de harina 0000 + 2 cditas de polvo de hornear)
  • 4 cucharadas de leche en polvo.
  • la pulpa de una naranja.
  • 2 huevos.
  • esencia de vainilla.

En un bol se coloca la margarina y el azúcar. Se bate hasta integrar y se agregan, de a uno, los huevos. Luego se vuelca la infusión fría, la esencia de vainilla y la pulpa de naranja. Se bate hasta integrar.

Por otro lado, se tamiza la harina con la leche en polvo y se agrega a la mezcla húmeda. Se mezcla hasta obtener una pasta homogénea. A esta altura ya es recomendable haber precalentado el horno a temperatura moderada.

Se preparan los moldes y se vuelca, con cuchara, la mezcla dentro de los pirotines. Se golpea suavemente sobre la mesa para emparejar.

Se llevan las magdalenas a horno precalentado a temperatura moderada por aproximadamente 20 minutos. Se retiran, se dejan enfriar y se comen uno a uno, hasta que no queden más.
Provecho….