HUMITA EN OLLA

Comparto con ustedes un plato tradicional de la provincia de Tucuman, Argentina. Para empezar a tentar a tu familia en prepararles un rico almuerzo. Es muy fácil y no necesita tanto tiempo de elaboración.

Rinde 4 porciones y proporciona de 250 a 300 calorías por porción.

Puedes acompañar este plato con unas compotas tradicionales o peras al vino tinto. Excelente!!

Además de fibra, hidratos, proteínas y minerales como el calcio, el plato contiene todas las vitaminas del zapallo entre las que se destaca la vitamina C – con 100 gramos de calabaza (una taza), se cubre un 20% de las ingestas diarias recomendadas de la vitamina – Al igual que en otras frutas y hortalizas, entre los minerales de la calabaza, destaca su alto contenido en potasio y su escaso aporte de sodio, por lo que su consumo resulta beneficioso en relación con la hipertensión y con otras enfermedades relacionadas con ella como la trombosis arterial o la apoplejía. Contiene igualmente, una cantidad apreciable de fibra, tanto soluble como insoluble, que mejora el tránsito intestinal, previniendo el estreñimiento y protege frente al cáncer de colon y la enfermedad cardiovascular.

Ingredientes:
Cebollas blancas picadas, 2 tazas (= a 2 grandes)
Morrón o pimiento rojo picado, ½ taza
Tomates perita sin piel ni semillas cortados en cubos, 1 taza (=a 2 tomates)
Zapallo o Calabaza rayados o cortados en pequeños pedacitos, 4 tazas (un poco más de media calabaza)Choclos amarillos rayados, 4 unidades
Albahaca picada, a gusto
Aceite vegetal, 2 cucharaditas de postre
Queso Port Salud light rayado o cortado fino, 60 gramos (dos cassetes)
Leche descremada, cantidad necesaria (una taza aproximadamente)
Sal y pimienta

Preparación:
Rehogar la cebolla y el morrón con el aceite y un poco de sal para que pierdan sus líquidos. Agregar el tomate, el zapallo y el choclo. Cocinar revolviendo de a ratitos y agregando la leche de a poco hasta que tome una consistencia cremosa. Aproximadamente 20 minutos. Salpimentar. Finalizar mezclando el queso hasta que esté disuelto. Al servir, agregarle albahaca picada.

Nota de pie de página:
Las comidas predilectas de los criollos de la época eran la sopa de arroz y la de fideos, el asado, el matambre, el puchero, diversos guisos, las albóndigas, el estofado y los zapallitos rellenos.
El locro y las empanadas también formaban parte de los platos más consumidos, al igual que un picadillo que se hacía con pasas de uva.
La carbonadaes otra de las comidas típicas de la época colonial, y está muy relacionada con la argentinidad. Sin embargo, muy pocos saben que su origen es belga, y que en aquellas tierras lleva el nombre de carbonnade. Se trata de un guiso de carne realizado dentro de un gran zapallo, al que se le agrega maíz. En su país natal, lleva cebolla y cerveza.
Los criollos también adoraban las cosas dulces: los bocadillos de papa o batata , la cuajada, las frutas, la natilla (plato de origen español a base de huevos, leche y azúcar), el arroz con leche, los alfajores, las masitas y la famosa mazamorra, que vendedores.
Ver más…