Coca cola, la desglobalización y el falso ecologismo

Hace poco compré una lata de 33 cl de Coca Cola en una tienda de alimentación de los chinos, a eso de las 11 de la noche en la calle Reyes Católicos de Alcalá de Henares. Me sorprendió porque cuando llegué a casa me di cuenta que la lata era de un color diferente a las latas normales. Miré en la etiqueta y cuál fue mi sorpresa que estaba escrita en inglés, con las típicas inscripciones de las calorías en inglés y un "Made in GB", que delataba su origen.

La segunda sorpresa fue hace unas semanas cuando vi la campaña de marketing en TV que ha lanzado Coca Cola este verano, a decir verdad un poco cutre y con un sesgo localista nada positivo en comparación con la anterior campaña del abuelito y el niño. Dice así: "Muy cerca de ti, hay una fábrica de felicidad. Porque cuanta menos distancia recorra una Coca Cola hasta llegar a tus manos menos CO2 emite a la atmósfera. Bebe Coca Cola embotellada en tu zona, lo sabrás mirando el envase".

Qué buenos y qué ecologistas se han vuelto los chicos de Coca Cola España. Así que ahora nos recomiendan que miremos dónde están envasadas las botellas de Coca Cola para consumir menos CO2. Busco en Google y la respuesta obviamente no es el ecologismo: "Coca-Cola España deja de ingresar más de 60 millones de euros al año por las importaciones que determinados bares y restaurantes, así como dueños de máquinas vending, realizan de productos de la principal marca de la compañía procedentes de otros países a precios más baratos."

Claro, es que la globalización pica, quema, hace saltar los precios de un producto que se ha aprovechado durante muchos años de un mercado global para exportar sus productos, y que ahora nos piden que seamos localistas, que no compremos Coca Cola fuera de nuestras fronteras… Coca Cola está siendo víctima de su propia filosofía globalista.

Aqui podeis ver el susodicho anuncio: