Aspic de naranjas

¿Qué hacemos en el invierno cuando no nos interesa comer frutas frías y mucho menos gelatina? Aca va una idea sencilla y rica.

La fruta es ideal comerla al momento de cortarla para que no pierda la vitamina C, aunque esta es una buena forma de tener un postre liviano que siempre es importante en una mesa bien servida.
Hice el áspic, confieso que al pensarlo me pareció algo insulso pero no lo es, ustedes deben probarlo para darse cuenta de lo rica que es la gelatina de esta forma. Ahí va la receta…

Ingredientes:
1 caja de gelatina light de naranja (la que se disuelve en un litro de agua)
400 cc de agua hirviendo
Cáscara de 1 naranja (sin la parte blanca)
100 cc de agua
5 sobres o 40 gotas de edulcorante apto para cocinar
Jugo de 4 naranjas (es igual a 2 vasos o 400cc)

Preparación:
Disolver la gelatina en el agua hirviendo. Apartar. Cortar la cáscara en finas lonjas y cocinar junto con los 100cc de agua y el edulcorante hasta que la cáscara se vuelve transparente. Agregarle el jugo de las naranjas hasta que hierva. Mezclar todo con la gelatina disuelta. Disponer la preparación en 6 moldecitos de plástico para gelatina individuales o un molde savarín grande humedecido. Llevar a la heladera de 3 a 4 hs. Desmoldar. Si no se puede despegar introducir la parte exterior del molde en un recipiente con agua hirviendo unos segundos.
Si desean, pueden decorarlo con rodajas de naranja sin su hollejo o crema tipo chantilly light.
Espero que prueben de hacer esta receta, ¡es muy fácil y se hace en 15 minutos!