183 vichyssoise fría

Los puerros, los terreos puerros pasan a ser una elegante crema.

Días atrás he recibido en casa, como obsequio de muchogusto.net, el libro “1080 Recetas de cocina” de Simone Ortega, una voluminosa edición en tapa dura e ilustrada por Mariscal, que ha coincidido con la elaboración de una Vichyssoise, receta número 183 en la edición que reposa en mis anaqueles, cifra asociada a una palabra afrancesada y chic que me impactó la primera vez que vi escrita en 1980, impacto juvenil que hizo que entrase a formar parte de mi recetario “de domingo” durante un tiempo, y que desde aquel año he elaborado con regularidad.

Y esta es una de esas ocasiones en que tengo la sensación de haberme encontrado una peculiar moneda, que tiene una inscripción en cada de sus dos facetas: en la cara reza un refrán: “es de bien nacido ser agradecido”, y en la cruz escrito un pensamiento: “es un pelotas descarado”. Ambos, refrán y pensamiento, son necesarios si recoges y haces tuya la moneda. Tiro de nuevo al aire esta moneda, deseo que caiga de cara. Gracias.

Pero haber recibido el “1080” también es una excusa para redactar esta receta, sin ese obsequio no estaría escribiendo estas líneas en las que dejo constancia de cómo hago esta crema de puerros. Recordaba el número de la receta y la he releído, ya que desde hace muchos años no lo había hecho. Ahora hago la misma crema que hace treinta años, pero no pongo mantequilla ni nata, las sustituyo por aceite de oliva y leche. No sólo la tomo fría sino también templada; y, además, he aprendido a usarla como salsa.

Ingredientes:

  • Dos puerros
  • Media cebolla
  • Una patata
  • Leche entera
  • Nata 35% MG (opcional)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Hierbas aromáticas frescas: perejil, cilantro, menta, estragón, hinojo, albahaca, etc., a elección.

Procedimiento:

1. Limpiar y lavar los puerros, cortarlos en rodajas. Limpiar y cuartear la cebolla. Pelar y lavar la patata, y trocearla.

2. En una olla poner varias cucharadas de aceite de oliva. Sofreír los puerros y la cebolla durante unos minutos. Añadir la patata y el agua necesaria para cubrirla. Salar al gusto. Hervir.

3. Triturar los ingredientes. Y añadir leche (y/o nata) hasta conseguir la consistencia que te guste.

4. Enfriar en la nevera.

Presentación:

En un plato hondo (de duralex, para crear ambiente de época) servir un par de cazos o tres y adornar con las hojas de hierbas aromáticas frescas que tengas a mano y que te gusten.

Nota:

Te puedes saltar el verbo sofreír. Pero ya sabes que el secreto está en el sofrito, lo dicen las madres.

Entre los ingredientes busca el equilibrio de sabores -patata o puerro- que agrade a tu paladar. A veces añadir un diente de ajo hace que se acerque a tu manera de cocinar (a veces lo hago).

Como salsa puede acompañar a pescados: merluza o bacalao.

Recetas relacionadas

Te invito a visitar las recetas que nuestros amigos cocinillas han compartido con nosotros.

Sopas y Purés