Mermelada de higos verdes al vino blanco

Con tan sólo tres ingredientes obtendrás una confitura de lo más versátil que se puede disfrutar tanto untada sobre pan tostado o como acompañamiento un guiso de carne. Su suave textura y potente sabor te llevarán al mismísimo cielo.

Confitura de higos verdes al vino blanco

Una manera estupenda de asegurarnos el consumo de frutos de temporada durante el resto del año.

Lo mismo nos vale para untar sobre pan tostado que para consumir como acompañamiento de un solomillo de cerdo u otras carnes. Muy sabrosa.

De fácil elaboración, lleva sólo 3 ingredientes y no tiene complicación alguna en su preparación. ¿Qué más se puede pedir?

Necesitamos

  • 1 kg de higos verdes
  • 100 ml de vino blanco
  • 700 grs de azúcar

Preparación

Lavamos y cortamos los higos en cuartos.  Los hervimos a fuego lento junto con el vino blanco hasta que se evapore el alcohol (aproximadamente 30 minutos).  Añadimos el azúcar y continuamos cociendo a fuego bajo durante otros 30 minutos, removiendo de vez en cuando.

Si vemos que queda demasiado espesa, añadimos un poquito de agua y dejamos hervir 5 minutos más para que se integre bien.  Hay que tener en cuenta que, al enfriar, espesará bastante.

Llenamos unos botes de cristal previamente esterilizados, dejando un dedo sin rellenar, y los cerramos hermeticamente.  Los colocamos boca abajo y dejamos así hasta que se enfríe la confitura (yo los suelo dejar toda la noche). De esta manera se forma el vacío y los podemos guardar durante meses.