Galletas de chocolate blanco

Están a medio camino entre galletas y bizcochuelos, crujientes por fuera y tiernitas por dentro. Sabor intenso a chocolate blanco y de color melocotón, tan suaves que enamoran a cualquiera.

Galletas de chocolate blanco

INGREDIENTES:

130 g. de chocolate blanco Nestlé, 30 g. de mantequilla, pizca de sal, 1 huevo, 150 g. de harina de repostería, pizca de levadura, media cucharadita de vainilla líquida, 1 gota de colorante rosa o melocotón y 150 g. de azúcar glas para rebozar las galletas.

ELABORACIÓN:

Partimos el chocolate en trozos y la mantequilla también.
Los colocamos juntos en un cuenco de metal y lo ponemos al baño María para fundir.
Removemos constantemente hasta que se fundan.
Retiramos el cuenco y dejamos templar.

Batimos los huevos con el azúcar hasta que doblen su volumen.Luego añadimos la vainilla y la gota de colorante y mezclamos muy bien.

Agregamos el chocolate fundido que teníamos reservado y removemos hasta integrar.

Añadimos la harina tamizada con la levadura y la pizquita de sal.
Mezclamos hasta conseguir una masa lisa y manejable, si es necesario, añadiremos un poquitín más de harina, hasta que veamos que no se pega a las manos.

Tapamos con film la bola de masa y la dejamos en el frigorífico una hora reposando.
Transcurrido ese tiempo, damos forma a las galletas, tomando porciones de masa del tamaño de una nuez. Las aplanamos un poco con la mano y las pasamos por azúcar glas, hasta que queden completamente rebozadas.

Las colocamos en una placa de horno con papel vegetal un poco separadas para evitar que se peguen al hornearlas.

Metemos al horno precalentado a 190 grados hasta que empiecen a tomar color, apenas 7 minutos (en mi horno ).
Retiramos a una rejilla y dejamos que se enfríen.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de email no será publicada.