Pastelitos de chocolate y coco paso a paso

Unos pasteles deliciosos para tomar con un cafecito. Tras esa cobertura de coco se esconde un maravilloso pastel de chocolate, suave y ligero.

Ingredientes:

100 gr de mantequilla

5 cucharadas rasas de azúcar

2 huevos grandes

140 gr (unas 7 cucharadas rasas) de harina con levadura

1cucharadita de levadura

2 cucharadas de cacao en polvo

2 cucharadas de leche (yo usé semi-desnatada)

 

Para el glaseado:

100 gr. de coco rallado

100 gr de chocolate negro

25 gr más de mantequilla

4 cucharadas de agua

4-5 cucharadas rasas de azúcar

Preparación 

Unos pasteles deliciosos para tomar con un cafecito. Tras esa cobertura de coco se esconde un maravilloso pastel de chocolate, suave y ligero.

*En primer lugar, quisiera aclarar las cantidades. Una cucharadita es una cuchara pequeña, tipo postre, llena. Una cucharada es una cuchara de sopa, llena. Y una cucharada rasa es una cuchara de sopa, pero llena hasta la mitad, digamos “nivelada”

Precalentamos el horno a 180º
Forramos un molde con papel especial para horno.

Batimos la mantequilla (hay que ablandarla, podemos meterla unos segundos al micro) con el azúcar, hasta que quede cremosa.

Agregamos los huevos y batimos bien, procurando que no nos queden grumos.

Tamizamos sobre esta mezcla la harina, la levadura y el cacao y movemos con las varillas.

Incorporamos también la leche y removemos de nuevo.

Ponemos la mezcla en nuestro molde forrado, lo nivelamos y lo introducimos en el horno unos 20 minutos, vigilando que no se queme. Tiene que quedar un bizcocho muy suave, blandito, pero hecho por dentro (probar metiendo un palillo y que salga seco)

Retiramos y reservamos.

Cuando el bizcocho está frío, lo cortamos en cuadraditos de unos 4 centímetros.

Para el glaseado, fundimos el chocolate en un cazo, junto al agua, la mantequilla y el azúcar. A fuego bajo, y vigilando que no se queme. Removemos continuamente.

Introducimos los cuadraditos en el glaseado y los bañamos bien. Escurrimos el exceso de chocolate y pasamos a un platito con coco, donde los rebozamos.

Los ponemos a reposar en unos papelitos para magdalena.

Repetimos el proceso con el resto de pastelitos y dejamos reposar unas horas, para que el glaseado se asiente bien.

Y ya tenemos listos nuestros pastelitos. Servir en una fuente y acompañar de una buena taza de café o té.

Y disfrutando del corte. De sabor (acabo de comerme uno) son excepcionales.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de email no será publicada.