Free Damm

Son las 12 de la manaña, hora del aperitivo. Cerca tengo mi quesito y mi jamoncito (estos no son light), así que comenzamos la cata.

Con la fuerza justa, la cerveza Free Damm es agradable al paladar, muy ligera y de tono amargo como corresponde a una buena cerveza. Aroma y sabor con carácter, finaliza en boca de forma correcta aunque se echa de menos algo más de cuerpo, aunque es algo lógico teniendo en cuenta que es una cerveza light.

Esta vez si podemos decir que la espuma, a diferencia de la Mahou Premium Light , se comporta de forma correcta. Aguanta en vaso y no pierde consistencia ni en vaso lleno y ni en vaso vacío.

El único punto negativo de la cata de esta Free Damm es su color, ya que adolece de la palidez y tono característicos de la cerveza rubia.

En resumen, esta Free Damm es una cerveza light muy recomendable que hará las delicias de los cerveceros que quieran disfrutar de una buena cerveza sin alcohol y con menos calorías.